Galletas de mantequilla de cacahuete y chocolate

Estas galletas tan apetitosas, las hice el otro día para un showroom que hacen las chicas de “La habitación de Kate” todos los jueves en un piso de Calle Carretería. La dirección correcta es  Plaza de San Francisco 11-1ºC Hay ropa súper mona, es toda de segunda mano, pero las prendas están perfectas y a muy buen precio, así que si os queréis pasar, ya sabéis, están ahí todos los jueves por la tarde de 18:00 a 21:00 horas, y encima, os invitan hasta a un picoteo mientras miráis las cositas. También he de nombrar al hacer este post a María, de la Escuela de Cocina “ La Mesa Málaga” que es la que me enseñó a hacer estas fantásticas galletas en su preciosa escuela. Os animo a que visitéis su página web y veáis los cursos tan chulos que hacen. Yo he aprendido mucho en esta escuela.

Ingredientes:

200gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

200 gr de azúcar blanquilla

200 gr de azúcar moreno

2 huevos

240 gr de mantequilla de cacahuete ( la podéis encontrar en el Corte Inglés)

340 gr de harina

2 cucharadas y media de bicarbonato sódico

1/2 cucharadita de sal

100 gr de chocolate negro picado o perlitas de chocolate negro.

 

Ingredientes

Ingredientes

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180º y sacamos la bandeja. Ponemos la mantequilla y los azucares en un cuenco o en una amasadora eléctrica con varillas. Batimos la mezcla hasta que se vea blanca y esponjosa.

Añadimos los huevos uno a uno, mezclando bien cada vez que añadimos uno y rebañando las paredes del cuenco con una espátula de goma. Bajamos la velocidad del aparato e incorporamos mientras batimos el extracto de vainilla y la mantequilla de cacahuetes. Mezclamos bien.

Añadimos la harina junto a el bicarbonato y la sal. Mezclamos hasta que obtengamos una masa homogénea. Agregamos el chocolate y volvemos a mezclar.

Cogemos la bandeja del horno, le ponemos encima un papel de horno y hacemos bolitas. Las bolitas tienen que estar separadas unas de otras porque, con el calor del horno, se expanden y chocarían unas con otras. Horneamos 10 minutos o hasta que las galletas estén doradas por los bordes. Cuando las saquéis, tendréis que cogerlas metiendo una espátula por debajo de la galleta y, con mucho cuidado, porque se rompen cuando están calientes, y  dejarlas enfriar encima de una rejilla. Una vez frías, ya las podéis coger con las manos. 

Una vez frías… ya están listas nuestras galletas… Espero que os gusten!!!

P1080180